Fecha de publicación: 2014
Idioma: Español

Descripción

A lo largo de la historia se han ido construyendo numerosos mitos alrededor de la violencia sexual. Estas falsas creencias menoscaban la salud de las mujeres generándoles un sentimiento de culpa como consecuencia de los discursos sociales que las responsabilizan por no haber tomado medidas para evitar lo sucedido. Suprimir estos mitos y explicar a la sociedad que no existen perfiles concretos de agresor ni de víctima es fundamental, ya que cualquier mujer, independientemente de su procedencia, religión o aspecto físico puede sufrir violencia sexual en distintas situaciones.

El siguiente artículo, escrito por Noemí Otero Prada, psicóloga en Asociación Trabe, y Adriana Fernández Caamaño, sexóloga  y psicóloga sanitaria, reflexiona sobre la forma en la que las creencias derivadas del sistema patriarcal instrumentalizan a las mujeres y las supeditan al deseo de los hombres, lo que difumina y distorsiona la violencia sexual.

Leer artículo

“La búsqueda de causas explicativas de la violencia sexual en características de la víctima, y no del agresor, conlleva nuevas revictimizaciones sociales y jurídicas, a través de mensajes que muchas veces la propia familia, las personas cercanas y el personal que forma parte del sistema judicial, envía a las mujeres.”