La Asociación Trabe nace en el año 2005 con el compromiso de contribuir al cambio social mediante la incidencia, la sensibilización, la intervención social y el desarrollo de programas y proyectos que favorezcan el empoderamiento personal y colectivo desde una perspectiva de género.

Con 13 años de experiencia y más de 30 proyectos realizados, la Asociación se ha ido especializando a lo largo del tiempo en la defensa de los derechos humanos de las mujeres, poniendo especial atención a las violencias ejercidas contras las mujeres y a la trata y la explotación sexual.

Formada por profesionales comprometidas con el fortalecimiento y la defensa de los derechos humanos de las mujeres, cuenta con un equipo multidisciplinar integrado por abogadas, trabajadoras sociales, psicólogas, expertas en empleo y autoempleo y promotoras de igualdad.

Cómo somos

Nuestro compromiso se concreta en el desarrollo de programas que promuevan el empoderamiento tanto de las mujeres con las que trabajamos como de las profesionales que integramos la Asociación Trabe.

  • Buscamos la cercanía en el trato y el respeto por la diversidad y los procesos de cada persona, a la vez que perseguimos el rigor en la atención.
  • Procuramos establecer relaciones horizontales, sanas e igualitarias.
  • Entendemos la complejidad de las realidades que nos rodean y actuamos desde la honestidad de no saberlo todo, pero contemplando como claves la interseccionalidad y la revisión constante de los estereotipos y los lugares comunes.

Cómo trabajamos

Como profesionales desarrollamos nuestros proyectos entendiendo los procesos de transformación social como una labor conjunta de los equipos profesionales y de las personas con las que trabajamos, aportando cada una desde donde está y desde su grado de conciencia y sus recursos.

Esquema sistema patriarcal

En la Asociación Trabe no trabajamos desde la diferencia entre “nosotras y las otras”. Entendemos que todas las mujeres estamos atravesadas por discriminaciones múltiples, que toman formas complejas afectándonos de distintas maneras. Rechazamos establecer una mirada desigual que marque distinciones entre las mujeres de diferentes partes del mundo, las mujeres que están en prostitución o que tienen adicciones. Esta es nuestra mirada para:

  • Construir horizontalidad en la intervención social a través de una mirada igualitaria, democrática y colaborativa que facilite la generación de cambios positivos fomentando la autoestima, el establecimiento de relaciones sanas y la autoorganización.
  • Facilitar procesos de empoderamiento: Proveemos las condiciones y recursos (humanos y materiales) para facilitar procesos de empoderamiento individual y colectivo en las mujeres mediante atención individual, grupos que trabajen la autoestima y la subjetividad, procesos de creación u organización colectiva que generen cambios sobre su entorno y sobre la sociedad.