Todas las personas tenemos derecho a vivir desde el buen trato. Tenemos derecho a sentirnos seguras y protegidas independientemente de nuestra edad, género, religión u origen étnico. Por tanto, si una organización trabaja con niños, niñas, adolescentes y personas adultas en situación de vulnerabilidad, contar con políticas y procedimientos de protección debe ser una de sus principales prioridades.

A finales del pasado año, en el marco de Porticus y en coherencia con la misión de Asociación Trabe, decidimos redactar la Política de Protección a los niños, niñas y adolescentes y a personas adultas en situación de vulnerabilidad de nuestra entidad para señalar medidas que protejan la salud, el bienestar y los derechos humanos de estas personas para que puedan vivir libres de abuso, daño y abandono. El objetivo, apoyar, homogeneizar y mejorar la eficacia del trabajo de las profesionales de Asociación Trabe en relación a la atención y protección de las mujeres y de sus hijos e hijas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad. Contar con esta Política de Protección posibilita que todo el personal y los programas de intervención que se llevan a cabo no dañen a estas personas ni tengan un trato inadecuado, permitiendo que se implementen procedimientos concretos en caso de necesidad de respuesta.

La Política de Protección de Derechos de niños, niñas, adolescentes y personas adultas en situación de vulnerabilidad

Inspirado en la defensa y promoción de los derechos humanos, este documento técnico define el procedimiento de actuación a seguir y los criterios e instrumentos que deben utilizarse en la intervención con mujeres víctimas de violencias y sus hijos e hijas. Su propósito, es proporcionar un conjunto de reglas y buenas prácticas para garantizar que los proyectos, programas y el personal de Asociación Trabe incentiven el buen trato, promuevan el bienestar y garanticen los derechos humanos en todas sus actuaciones, permitiendo así a todas las partes implicadas respondan adecuadamente ante situaciones complejas y adversas para prevenir, mitigar y condenar todas las formas de maltrato.

En este documento técnico se recogen, entre otras normas y prácticas, la legislación aplicable, el código de conducta, los procedimientos de actuación y los mecanismos de denuncia y las medidas para garantizar la protección de las personas atendidas.

Para garantizar la puesta marcha de esta nueva política en Asociación Trabe, es importante capacitar adecuadamente a las profesionales para que podamos llevar a cabo las tareas de protección, así como identificar cualquier situación en la que una persona pueda estar experimentando negligencia, abuso o incomodidad.

Tras la redacción del primer borrador de la Política de Protección, durante las próximas semanas diseñaremos el plan de implementación que nos permita comenzar a aplicarlo dentro de la organización. Esperamos poder contaros muy pronto los avances de este nuevo caminar